Alberto Gallardo fue por muchos años director de menores de Cristal Ángel Soto, el delegado, le insistía: «hay un muchacho que tienes que ver» Central, flaquito, rápido, acertado, canchero, que paraba el balón antes de que se metiera al arco y salía jugando para entregárselo al compañero Tenía 14 años y era del Deportivo Wanka Gallardo lo observó, se impresionó e hizo la transferencia a cambio de seis pelotas de fútbol

Alberto Rodríguez está en la final de la EuroligaTitular y capitán Los reflectores lo señalan por primera vez a pesar de una sostenida pre- sencia europea Un zaguero completo: atento, espigado, veloz y con juego aéreo, que se mueve en alto nivel de la misma manera que competía en el barrio Mirones con muchachos que le sacaban dos cuerpos pero que nunca podían superarlo cuando se ponían a jugar

En esos vestuarios de la calle no era el «Mudo», tampoco «Will», por su parecido con el actor Era Junior, en recuerdo al padre fallecido Siempre bastante inexpresivo, en apariencia frío Un antihéroe No hay manera de moverle ni siquiera ahora que su condición de capitán del Braga invita a promocionarse por medio mundo Nunca ha sentido presión con la pelota, aunque con un micrófono se siente como flan

Es mejor verlo en rectángulo de juego En él siempre hay, en apa- riencia, un intento de no transpirar demasiado, de no desarreglar el uniforme, de no caer en posturas forzadas o grotescas Sus estadísticas ante Bénfica son botón como muestra: cero faltas Ante un delantero tosco como Cardozo o escurridizo como Saviola, marcó por lectura y anticipación Defensor lujoso, con técnica notable, que quita balones por inteligencia, capaz de salir bien armado y meter un cambio de juego con panorama Pocos saben lo mal que la pasó por culpa de una lesión en el pie que lo privó de jugar seis meses Cristal tuvo que olvidar propuestas de clubes mexicanos: Cruz Azul, Morelia y Santos Nunca se le ha dis- cutido como jugador, sino se le reprocha el tiempo que pasa en enfer- mería por su poca tolerancia al dolor Con paciencia, su mánager le sacó un buen contrato en Portugal La mayoría, incluso los que lo conocen de pequeño, pensaban que pegaría la vuelta pronto Cinco temporadas después, es un referente del club, está en el escaparate europeo y es pretendido por equipos más rutilantes

nuevacronica

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *